miércoles, 8 de junio de 2016

Guía de viaje: Cuba - La Habana


La Habana Vieja
La Habana Vieja

Si lo volviera hacer, lo haría al revés. Eso lo tengo claro.

Nosotros no compramos guía. Nunca lo hemos hecho. Nosotros preguntamos, pedimos, investigamos y nos la jugamos. ¿Para qué viajamos si no?

Así que después de muchas charlas con amigos que habían estado y de muchas horas de foros y blogs con referencias, decidimos que nuestra ruta sería:

La Habana - Viñales - Cayos del Norte (Cayo Levisa, Cayo Jutía) - Cienfuegos - Trinidad - Santa Clara





Pero si volviera, haría:

La Habana - Santa Clara - Trinidad - Cienfuegos - Viañales - Cayos del Norte (Cayo Levisa, Cayo Jutía)

Así que os lo voy a contar en este orden. Y como es un viaje largo, voy a dedicar un post a cada destino.

Si hablamos de La Habana os diré que todo lo que os cuenten se quedará corto. La intensidad de La Habana hay que vivirla. Hay que sentirla.

1. Dónde alojarse

Uno de los mayores aciertos de La Habana, fue en la casa particular que elegimos, el único que habíamos reservado desde España. Nos alojamos tres noches en el Café Arcangel. Está justo en la frontera entre La Habana Vieja y Centro Habana.


Café Arcangel La Habana
Café Arcangel






En la cafetería, se come muy rico y no es nada caro. Nosotros desayunamos jugos y ensaladas de frutas todos los días y picamoss algún sándwich alguna noche que llegamos muy cansados.

2. Qué ver

En La Habana hay que ver, sobre todo, el ambiente. Hay que caminar sin límite y empaparte de la vida de los cubanos. No hay nada más espectacular que eso. Pero bueno, también hay que ver:

  • La Plaza de la Revolución.
  • El Malecón.
  • El cañonazo del Morrón. En el Morrón, al atardecer, las vistas de la Haban son espectaculares y la ceremonia del cañonazo también merece la pena. 
  • Los edificios. Todos. Por muy en ruinas que estén, se puede apreciar lo que fueron.
Street art La Habana
#streetart en La Habana

Confesaré que en La Habana cogimos el típico autobús turístico. La ciudad es enorme y el autobús era muy barato, así que lo usamos como medio de transporte para movernos de una punta a otra. En este caso creo que merece mucho la pena.

Además, tened en cuenta el 99% de humedad y los 35º que había de media en Cuba. Mortal. La retención de líquidos que te produce las 9 horas de vuelo te dura media hora. Al ratito de salir ya lo has sudado todo :)

3. Qué hacer

  • Pasear por la Habana Vieja.
  • Cruzar a la fortaleza del otro lado de la Bahía. Por las vistas sobre todo. No es nada caro ir en uno de los barcos públicos que hay. Sin embargo, ir en taxi sí es caro.
  • Tomar un mojito en la Floridita. Y otro en la Bodeguita del Medio. 
  • Pedir un café en el típico bar cubano dónde lo toman ellos. Es un ritual. Llegas, vas avanzando posiciones hacia la barra y el cafe se sirve por tandas. Digamos que cada vez que se sirve café es para toda la barra y el camarero va poniendo tazas como si estuviera repartiendo cartas.
  • Montar en los coches viejunos.
  • Ir al cine. O al teatro.
  • Visitar el Callejón de Hamel. Es un callejón que ha montado un artista, con música negra y su pequeño santuario. Es muy bonito y los fines de semana se ambienta muchísimo a medio día
Malecón La Habana
Vista de la fortaleza

4. Qué no hacer

  • Exponer el repelente al sol. Esto es algo muy personal que supongo que no le pasa a casi nadie pero a mí me pasó y quiero contarlo para que los que me leéis y tenéis la piel algo sensible, seáis precavidos. 
Íbamos preparados para evitar las picaduras y concienciados de que las íbamos a sufrir igualmente. Así que el segundo día, antes de salir de ruta, nos embadurramos piernas, brazos, cuello... todo lo que al descubierto. Al principio bien, pero a mediodía estuvimos un rato a pleno sol esperando al autobús y noté perfectamente cómo me hacía reacción en una de las piernas. Me duró casi todo el viaje a pesar de tratarla con una crema antihistamínica que llevábamos justo para la situación contraria. Daba miedito verme la pierna. Al final se quitó sólo y quedó en un susto y muchos picores pero no volví a echarme el antimosquito durante las horas de sol. Lo habíamos comprado en una farmacia antes de ir y no habíamos escatimado en el gasto, pero nunca se sabe cómo te puede sentar. Mi recomendación es que lo probéis antes de ir. Yo en cualquier otro viaje lo haré.

  • Recorrer La Habana en bici.
La Habana vista desde el Malecón
La Habana vista desde el Malecón

5. Restaurantes

  • El chanchullero de tapas: Para tomar tapas y cervezas al estilo cubano.
  • Cenar en el paladar Café Laurent. En la entrada del edificio hay un señor que te acompaña en ascensor al ático, que es donde se encuentra el restaurante. La comida está riquísima y el precio es correcto.

¿Habéis estado en La Habana? ¡Contadnos!




2 comentarios:

  1. No conozco la Habana, pero está en mi lista de lugares que conocer. Me quedo con tu consejo sobre el orden de visita, seguiré atenta a los siguientes post :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos publicado también las recomendaciones sobre Trinidad pero tenemos pendiente el resto de viaje. Llegará pero si te animas a ir antes escríbenos y te las mandamos.
      Gracias por comentar :)

      Eliminar

2 comentarios:

  1. No conozco la Habana, pero está en mi lista de lugares que conocer. Me quedo con tu consejo sobre el orden de visita, seguiré atenta a los siguientes post :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos publicado también las recomendaciones sobre Trinidad pero tenemos pendiente el resto de viaje. Llegará pero si te animas a ir antes escríbenos y te las mandamos.
      Gracias por comentar :)

      Eliminar