martes, 5 de julio de 2016

10 escapadas nacionales

Este verano tenemos pocas vacaciones, solo un par de días en Agosto. Va a ser mi primer verano sin bañarme en el mar. ¿Sobreviviré? No sé, lo que sí sé es que soñar es barato y compartirlo es divertido, así que aquí van 10 destinos nacionales (españoles) a los que no me importaría teletransportarme.

1. Melilla.

Melilla
Vista de Melilla la Vieja


¿Qué decir? Puedes pensar que no soy muy objetiva, que es mi tierra y que me gusta por el cariño que  le tengo. Pues sí, pero también te digo que hay mucha desinformación. Conozco más alemanes que han estado en Melilla que españoles. ¿Por qué? Los españoles piensan que Ceuta y Melilla pertenecen algo así como al tercer mundo.  Tenemos unas playas que no tienen mucho que envidiar a las mallorquinas, arena fina, agua limpia y fresquita pero no helada... Una joya del mediterráneo al otro lado de lo que estamos acostumbrados. Además tiene una arquitectura impresionante y su mezcla de culturas crea un ambiente de lo más variopinto. Me encanta ir de vacaciones y que el tiempo vuelva 10 años atrás, mis amigas de siempre, mi familia, mi playa, mis costumbres, mis bares de tapas...

2. Islas Cíes.

Estuvimos cuando éramos pequeños, solo me acuerdo de una playa paradisíaca (nudista) y de una caminata en la que nos encontramos con una gaviota.

Me encantaría volver para poder apreciar todo eso que dicen de ellas y que no consigo acordarme.

Foto vía Pinterest

Foto vía Pinterest
3. Playa de Calahonda (Motril).

Estudié en Granada y eso se nota. Pasé muchos fines de semana yendo a playas por la costa granadina y aunque siempre dije que jamás se acercarían ni un poquito a mis playas melillenses (eso es cierto), la costa granadina tiene playas con mucho encanto como la de Calahonda. Es una playa pequeña y por lo menos cuando yo iba (época de mayo a finales de junio) no estaba para nada abarrotada. Quizás mi empecinamiento en que los rayos de sol había que aprovecharlos me regalaron fines de semana espectaculares en estas playas.

Foto vía Pinterest
4. Roche - Santi Petri.

Volvemos a los veranos de la infancia. Estuvimos dos veces y volvería las que haga falta. Siempre a la misma casa y con la misma compañía. Hay mil cosas para hacer, desde pasar días tirados en la playa, pasando por hacer una excursión de un día a Jerez a tomar fino y ver un espectáculo ecuestre hasta ir a la playa a coger tus propios camarones y hacerte una tortilla con ellos para cenar (esto último lo hicimos, pero yo fui incapaz de comérmelos).

Cala de Roche

Roche atardecer


5. Cadaqués.

Nos vamos hasta la Costa Brava. No sé si tenéis el placer de conocer Cadaqués, pero si tenéis pensado un viaje por la zona de Girona no os lo podéis perder. Su casco antiguo es "demasié", calles empedradas, estrechas y con mucho colorido. Un lujo para los sentidos, en todos los aspectos, porque también se come muy pero que muy bien por allí.

Vía Pinterest

Vía Pinterest
6. La Rioja.

Nunca he estado, es un viaje que me apetece un montón y que tengo que hacer sí o sí con mi amiga Paula. Típico viaje gastronómico, buen vino y buena comida. No tengo muchas referencias, así que si alguien lo conoce bien que nos haga recomendaciones, please!)

Fuente Turist Eye


7. Santillana del Mar.

La ciudad de las tres mentiras porque ni es llana, ni tiene mar ni es santa.

Tengo que volver. Recorrimos sus callejuelas repletas de tiendecitas justo un día o dos después de hacer el descenso del Sella y dos o tres después de hacer una ruta de senderismo por los Picos de Europa. Creo que no he (hemos) tenido tantas agujetas en mi vida y no lo disfruté lo suficiente. Quizás vuelva la próxima vez que haga el Camino.

Fuente JMG Brocos
8. La Alberca.

Otro pueblo de interior, para que no digas que solo tiro para el mar :) ¿Lo conoces? La Alberca es un pueblecito de Salamanca muy rústico y con aires medievales. Es muy pequeño, se puede visitar en una mañana y seguro que te llevas un par de fotos dignas de enseñar a tus amigos. Como todos los pueblecitos de la zona tienen unos embutidos espectaculares, no dejes de probarlos.

Vía Pinterest
9. Benasque.

Si vas a los Pirineos aragoneses no te lo puedes perder. Es un pueblecito que vive sobre todo del esquí en invierno, pero en verano es también muy agradable. Nosotros estuvimos un día allí y nos gustó mucho pasear por sus calles y tomar algo en una terraza. Hay un montón de actividades por la zona; senderismo, rafting... 

Benasque
Añadir leyenda
10. Mazagón.

Este último lo ha aportado Paola. Ellos también han veraneado mucho allí y ella le tiene un cariño especial. Yo nunca he estado, así que no me importaría para nada teletransportarme ahora mismo.

Fuente Livingspain

¿Tienes preparada alguna escapada en los próximos meses? ¿Qué vacaciones tienes planeadas para este verano? Cuéntanos!




No hay comentarios:

No hay comentarios:

Publicar un comentario