viernes, 22 de julio de 2016

Mantener el orden

Siempre he intentado ser ordenada en mis pisos (cuando era estudiante o cuando compartía piso siendo ya un poco más mayor) y ahora que ya tengo un pisito un poco más grande y que siento como mi hogar de verdad, más aún. Nosotras tenemos la suerte (o desgracia, porque estamos muy mal acostumbradas) de haber tenido siempre ayuda en casa de nuestros padres.

Los pisos no se limpian solos y a mi tener el piso limpio y ordenado me da mucha paz, descanso mejor si el dormitorio huele bien y está bien ordenado. Con el ritmo de vida que llevamos, es muy difícil mantener el orden y tengo que decirlo, me peleo mucho conmigo misma por tenerlo todo más o menos presentable.


Hoy os doy unos trucos que yo uso para que el piso nos trasmita esa energía positiva que nos tiene que transmitir.

Tengo que decir, que lo más fácil y lo más práctico es que acoples estos consejos a una rutina que siempre haces, por ejemplo como te explico en el punto 1.

1. Cuando te levantes, ventila. No hace falta que abras las ventanas de par en par, en invierno basta con que las abras solo por la parte de arriba y con 5 o 10 minutos es suficiente. Yo lo suelo hacer en cuanto me levanto y las cierro cuando me termino el café.

Lámina super chula regalo de Paola
2. Cuando veas algo desordenado ordénalo. Por las noches suelo quedarme dormida en el sofá y cuando me despierto es para cepillarme los dientes y meterme en la cama. Pero al día siguiente lo primero que hago cuando me tomo el café (sí, mientras me tomo el café hago de todo) es ordenar el sofá. Coloco los cojines y doblo la manta (y otra vez sí, en verano sigo tapándome con la mantita). Además recojo los vasos que dejamos la noche anterior encima de la mesa. No se tarda nada y el salón ya está listo. Lo mismo con la cocina, si te has cortado un poco de pan para desayunar, no tardas nada en retirarlo y meter la taza y el plato de la tostada en el lavavajillas, cuando vuelvas del agotada del trabajo lo agradecerás. 

3. Haz la cama. Creo que nunca he salido de mi casa sin hacer la cama (por lo menos sin estirar las sábanas). Me duermo antes si la cama está hecha, lo tengo 100% comprobado. Además nunca sabes quien va a venir a casa y la impresión de ver una habitación con la cama deshecha es de dejadez, no me gusta nada.



4. Seguimos con la cama, cambia las sábanas mínimo cada dos semanas. Mis compañeras en Múnich decían que ellas cambiaban las sábanas una vez al mes. Una vez al mes!!! Si yo no cambio las sábanas en una semana o dos, cuando entro en mi habitación me huele pesado. El ambiente está como cargado aunque haya ventilado. Y por su puesto no duermo igual. No me gusta nada cambiar las sábanas, creo que es una de las tareas del hogar que menos me gustan, pero es necesario.

5. Enciende velas y pon muchas flores. Me encanta que mi casa huela bien. Lo siento por Max, que no le gusta nada el olor "artificial", pero se nota la diferencia.



6. Cuando estés en el baño procura ensuciar lo menos posible y si mojas un poco más de lo normal intenta secarlo para que no queden marcas. Estoy un poco loca, lo sé, pero tengo un trapito en el mueble del baño. Cuando me limpio los dientes o me lavo la cara suelo secar el lavabo con el trapito para que no queden marcas. Esto es nuevo. Desde que vivimos en este piso tenemos un lavabo muy bonito y muy grande pero muy poco práctico porque se queda la más mínima gota marcada. No me gusta nada, porque no me gusta nada limpiar el baño, así que intento mantenerlo limpio el máximo tiempo posible. Así por lo menos se mantiene un poco.

¿Vosotras que hacéis para organizaros? Contadnos que ya sabéis que nos gusta leeros.

Ahora a disfrutar del fin de semana!



No hay comentarios:

No hay comentarios:

Publicar un comentario